miércoles 20 noviembre 2019
  • :
  • :

Escuela de Atletismo del distrito de Fuencarral - El Pardo
Desde 1989

Nuestro veterano Miguel Arenas en las 100 Millas de Berlín

Nuestro veterano Miguel Arenas en las 100 Millas de Berlín

Nuestro súper veterano Miguel Arenas corrió las 100 Millas de Berlín dejándonos una vez más con la boca abierta y muy orgullosos de él, pues no solo terminó tan dura prueba, sino que además lo hizo en apenas 22 horas!! os dejamos su crónica que es sin duda apasionante. ENHORABUENA MIGUEL!!

Qué se puede contar de una aventura de 22 horas. Estas durante meses entrenando y preparando los que tu crees son todos los detalles, especialmente logísticos. Siempre al final, la realidad te sorprende y pone a prueba. Tienes que estar preparado para reaccionar a imprevistos, desfallecimientos, etc.

Diversos mitos:
– En Berlín en Agosto no hará calor, falso me duche, literalmente varias veces, no sólo con las esponjas de los avituallamientos, sino también vestido en uno de los tres puntos de descanso especial. Preferí algún kilo de más en noticia2-dentrolas zapatillas que morirme de calor
– Berlín es plano, nuevamente falso. Había continúas subidas y bajadas, pasando por todo tipo de terrenos: pavés, tierra, arena, aceras, lo de menos fue puro asfalto. Y para rematar nos hicieron subir a un castillo, allí fue donde me duche.
– Por la noche con el frontal veras bien, otro ejemplo de tener que improvisar y usar la linterna del móvil cual acomodador de cine en busca de la flecha fluorescente de turno.

En definitiva, como siempre al final tienes que tirar de cabeza y apretar los dientes.

Anécdotas:
– El reglamento obligaba a parar en los semáforos si te pillan en rojo bajo amenaza de descalificacion. Y me pillaron unos cuantos y todos parábamos
– Al final del recorrido sobre el kilómetro 150, que a casi todos pillaba de noche, te meten por la zona de copas, que un sábado por la noche no está precisamente vacía. Y ahí te ves en mallas, con un chaleco fluorescente y el móvil de linterna, sorteando gente y tratando de no perder las flechas verdes del recorrido.
Más anécdotas, correr de noche por parques sin luz, y ver movimientos y sombras que no sabes qué son y que ciertamente no tienes un gramo de fuerza para pensar.
La última anécdota que se te lance un perro que va paseando sin correa por la calle, pegue un grito en «internacional» y menos mal que los dueños reaccionaron.

Y qué más se puede contar, que ahora tras acabar viene la parte buena, pasar unos días por Berlín e hincharse a cerveza y salchichas.

Ya que sino, esto carece de sentido.
MIGUEL ARENAS




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies